Consultoría

La consultoría se realiza tanto mediante proyectos llevados a cabo por equipos de especialistas, como asesorando a los equipos de gestión del cambio ya constituidos en la organización.

Al inicio de cada proyecto se lleva a cabo un diagnóstico con el fin de lograr un acuerdo sobre las situaciones-problema existentes y sus posibles causas. Posteriormente, se presenta una oferta con propuestas para solucionar los problemas detectados, en función de su prioridad.

Cada proyecto se enfoca en los resultados que el cliente aspira conseguir y estipula de forma precisa las actividades y los “entregables” (deliverables) que recibirá la empresa por la consultoría contratada.

Este servicio se oferta por proyecto y a precio cerrado.

La utilidad de este servicio para aportar soluciones a las organizaciones radica en tres elementos principales:

  • Habilidades estratégicas y sistémicas, unidas a la capacidad para conectar con la gente a fin de compartir percepciones y conocimientos.
  • La formación y experiencia previas, junto a una serie de métodos, técnicas y herramientas probadas de intervención.
  • Imparcialidad y objetividad para apreciar las situaciones-problema.

 

La consultoría actúa como fuente de inspiración y de empoderamiento para los ejecutivos y profesionales implicados en la gestión del cambio.