La falacia de parar la mente

La idea de ver nuestra mente como la gran responsable de nuestros problemas y desgracias, y la pretensión de detenerla para ponerles fin, se está extendiendo cada vez más entre las personas que están despertando a un nuevo nivel de consciencia.

Dicha idea encuentra su arraigo en tradiciones milenarias como el budismo Zen y su difundido propósito de “aniquilar la mente”, al igual que en las popularizadas prácticas de la relajación y la meditación, a las cuales algunos asignan el objetivo de “poner la mente en blanco.

No obstante, no es difícil imaginar cuanto éxito podría llegar a tener un novel jinete al intentar frenar un brioso caballo que se encontrara desbocado. Pues en cierta forma nuestro instrumento de relación con el mundo -nuestra mente- se encuentra así, desatada, sin control. Su impulsividad la lleva a hacer de forma automática aquello para la cual tiene siglos entrenándose: resolver problemas.

¿Y qué hace si no encuentra problemas? 

Pues apelará a una de sus capacidades: la de inventarlos, simulando escenarios. ¿Qué pasaría si sucediera tal o cual cosa? – nos planteará. 

De esa manera, la mente se mantiene “en forma”, gracias a imaginar posibles cursos de acción ante supuestos futuros, casi siempre amenazantes y atemorizantes, para intentar resolverlos.

Además la mente dispone de otro recurso que le encanta utilizar: “rumiar el pasado”. Darle vueltas y vueltas a situaciones vividas de las que no salimos muy bien parados, para intentar recomponerlas con nuestra imaginación, mientras nos castigamos a nosotros mismos con el látigo de la culpa y del remordimiento.

En lo personal he encontrado una táctica que me ha funcionado bastante bien al conducir mi mente: tratarla amistosamente, como a una amiga. Interesándome por ella, queriendo conocerla mejor, entendiendo sus motivaciones y buscando comprender qué es lo que origina su incesante actividad.

De manera que más que intentar pararla me centro en domesticarla, lo cual lleva implícito un reconocimiento a su relativa independencia y a su carácter compulsivo, irrefrenable. Al hacerlo introducimos un elemento fundamental para el desarrollo de la consciencia: el reconocimiento de que la mente y “yo” somos entidades distintas. 

Cuando actúo comprensivamente hacia mi mente, cada tanto surge en mí la pregunta: ¿Quién o qué observa mi mente?

Esa pregunta no requiere ser respondida. El solo hecho de formulárnosla nos sitúa en el rol de observadores, de testigos de algo distinto a nuestra verdadera identidad. Introduce una distancia entre la mente y quien la observa. 

Nos habremos situado en la consciencia de Ser.

Vladimir Gómez Carpio
Consultor en procesos de transformación personal y organizativa
www.vladimirgomezcarpio.com

 

Copyright © 2020 – Vladimir Gómez Carpio

Hacer un comentario